nanobiologia.com.

nanobiologia.com.

Técnicas de microscopía de alta resolución para la caracterización de células y biomoléculas

Introducción

La nanotecnología ha revolucionado la industria de la biología molecular al permitir la visualización y caracterización de células y biomoléculas a escalas sin precedentes. Las técnicas de microscopía de alta resolución han sido particularmente útiles en este aspecto, al permitir a los investigadores observar estructuras a nanoescala con una precisión sin igual. En este artículo, nos centraremos en las técnicas más innovadoras de microscopía de alta resolución utilizadas en la caracterización de células y biomoléculas.

Microscopía de Sonda de Barrido

La microscopía de sonda de barrido (SPM, por sus siglas en inglés) es una técnica crecientemente popular en la caracterización de células y biomoléculas. El SPM utiliza una sonda que se mueve sobre la superficie de la muestra, detectando las interacciones entre la sonda y la muestra a medida que se mueve. Hay varias variedades de SPM, cada una de las cuáles se enfoca en un aspecto diferente del material o las propiedades de la muestra. Una de las formas más populares de SPM es la microscopía de fuerza atómica (AFM, por sus siglas en inglés). La AFM emplea una sonda con una punta afilada que se mueve hacia y desde la muestra mientras mide la fuerza entre la muestra y la punta. El resultado es un mapa tridimensional de la topografía de la superficie de la muestra. La AFM es altamente versátil y se ha utilizado para estudiar células y proteínas, así como para detectar la deflexión de materiales de una variedad de tipos de muestras. Otra forma de SPM es la microscopía de efecto túnel (STM, por sus siglas en inglés). La STM emplea una sonda con una punta extremadamente afilada que se mueve sobre la superficie de la muestra a una distancia extremadamente cercana. La STM se enfoca en la medición del flujo de corriente entre la sonda y la muestra, creando una lectura de la topografía de la superficie. La STM es muy útil en la caractarización de superficies metálicas y es una herramienta importante para los desarrolladores de células solares.

Microscopía de Electrones

La microscopía de electrones (EM, por sus siglas en inglés) es otra técnica importante en la caracterización de células y biomoléculas. La técnica utiliza electrones en lugar de luz visible para iluminar la muestra, y tiene una resolución mucho mayor que la microscopía óptica convencional. Entre las variantes de la microscopía electrónica más importantes se encuentran la microscopía electrónica de transmisión (TEM) y la microscopía electrónica de barrido (SEM). La TEM utiliza un haz de electrones para iluminar la muestra, produciendo una imagen bidimensional del interior de la muestra. La SEM, por su parte, utiliza un haz de electrones para escanear la superficie de la muestra y crear una imagen tridimensional. La ventaja de la EM es que puede detectar estructuras a nanoescala que otros tipos de microscopía no pueden. Esto es especialmente útil en el estudio de células y biomoléculas, ya que muchas de las estructuras en estas moléculas están en el rango nanométrico.

Microscopía Confocal de Fluorescencia

La microscopía confocal de fluorescencia (CFM, por sus siglas en inglés) es una técnica especializada de microscopía que utiliza la fluorescencia para localizar moléculas y estructuras específicas en una muestra. La técnica funciona mediante la iluminación de la muestra con luz láser que excita a las moléculas fluorescentes en la muestra. La luz emitida por las moléculas fluorescentes se detecta entonces, lo que permite que se creen imágenes detalladas de la muestra. Hay varias ventajas de la CFM sobre otras técnicas de microscopía, incluyendo la capacidad de detectar moléculas específicas y la habilidad de producir imágenes tridimensionales detalladas. La técnica se ha utilizado ampliamente en la investigación de células y proteínas, así como para la observación de comportamientos celulares específicos, como la endocitosis y la exocitosis.

Microscopía Correlativa

La microscopía correlativa (CM, por sus siglas en inglés) es una técnica relativamente nueva en la ciencia de la microscopía, que permite a los investigadores combinar múltiples técnicas de microscopía en una sola muestra. Esto significa que se pueden obtener imágenes de alta resolución de una muestra utilizando diferentes técnicas de microscopía, lo que crea una imagen más completa y detallada de la muestra en su conjunto. La CM se ha utilizado en una variedad de estudios de biología molecular, incluyendo la observación de formas de vida unicelulares, la observación de células animales y la visualización de procesos celulares específicos.

Conclusiones

En conclusión, las técnicas de microscopía de alta resolución son una herramienta extremadamente valiosa para la investigación en biología molecular. La capacidad de observar células y biomoléculas con una precisión sin comparación ha llevado a importantes avances en la investigación en múltiples áreas, incluyendo la biología celular, la bioquímica y la biotecnología. La microscopía de sonda de barrido, la microscopía electrónica, la microscopía confocal de fluorescencia y la microscopía correlativa son sólo algunas de las técnicas de microscopía de alta resolución disponibles para los investigadores. Cada técnica tiene sus propias ventajas y desventajas, pero todas son útiles para obtener información detallada de las estructuras a nanoescala de células y biomoléculas.