nanobiologia.com.

nanobiologia.com.

Caracterización de células y biomoléculas mediante microscopía de fuerza óptica

Introducción

La microscopía de fuerza óptica (AFM, por sus siglas en inglés) es una técnica de nanotecnología excepcionalmente efectiva en la caracterización de células y biomoléculas. Permite explorar la superficie de las muestras con una precisión extraordinaria, y aún más importante, con una resolución extraordinariamente alta. La AFM es una técnica de análisis de superficie no destructiva que es capaz de medir características topográficas, eléctricas y mecánicas en una escala de nanómetros.

Desarrollo

¿Cómo funciona el AFM?

El AFM utiliza una punta extremadamente fina que escanea la superficie de la muestra en cuestión. La punta se sostiene en un pequeño cantilever, y mientras se mueve a lo largo de la superficie, la punta siente los cambios en la fuerza de interacción entre la punta y la muestra. La punta es sensible a fuerzas muy pequeñas, lo que le permite "sentir" la superficie a medida que se mueve a través de ella. La técnica AFM se basa en el movimiento de la punta de la sonda de una manera controlada, para medir la fuerza entre la punta y la muestra. El movimiento de la punta se convierte en una señal eléctrica que se procesa de forma especial para generar un mapa topográfico de la muestra.

Caracterización de células

La AFM permite el análisis de superficies biológicas con una resolución impresionante. La célula es una estructura viva compleja, y la microscopía de fuerza óptica ha demostrado ser una herramienta muy valiosa en la obtención de información sobre la estructura celular y las propiedades mecánicas. La AFM se utiliza ampliamente en la investigación de enfermedades relacionadas con las células, como la aterosclerosis, la artritis y el cáncer. Gracias a los avances en la tecnología de microscopía de fuerza óptica, se han logrado avances significativos en la comprensión de la señalización celular y la migración.

Caracterización de biomoléculas

La microscopía de fuerza óptica también se utiliza para caracterizar moléculas biológicas individuales. Mide la fuerza de interacción entre la punta de la sonda y la molécula en cuestión, y su resolución es suficientemente alta para permitir la medición de la forma, tamaño y estructura de las biomoléculas. La AFM se utiliza ampliamente en la investigación de proteínas y lípidos. Gracias a esta técnica, es posible medir la estructura de proteínas, así como monitorear las interacciones de proteínas en tiempo real.

Aplicaciones

La microscopía de fuerza óptica se ha utilizado en diversas aplicaciones en el campo de la biología. Algunas de sus aplicaciones incluyen el análisis de muestras biológicas, la caracterización de nanoestructuras, la medición de fuerzas moleculares, y la caracterización de superficies biológicas.

Análisis de muestras biológicas

La AFM se utiliza para analizar una amplia variedad de muestras biológicas, como células, bacterias y virus. La técnica permite mediciones precisas de la estructura y las propiedades mecánicas de la muestra.

Caracterización de nanoestructuras

La microscopía de fuerza óptica también se utiliza para caracterizar nanoestructuras como nanotubos, nanofibras y nanopartículas. La AFM se utiliza para medir la forma, tamaño y estructura de estas estructuras a una escala de nanómetros.

Medición de fuerzas moleculares

La AFM se utiliza para medir fuerzas moleculares como la adhesión y la fuerza de enlace. Esta técnica es útil para medir la interacción de las proteínas con otros biomateriales y para analizar la respuesta de las células a diferentes señales.

Caracterización de superficies biológicas

La AFM se utiliza para caracterizar la superficie de células y biomoléculas. Se utiliza para medir la topografía y las propiedades mecánicas de la muestra.

Conclusiones

En conclusión, la microscopía de fuerza óptica es una técnica poderosa y versátil que se utiliza para la caracterización de células y biomoléculas. Esta técnica permite la medición precisa de las propiedades estructurales y mecánicas en una escala de nanómetros. La AFM es una técnica no destructiva que se utiliza ampliamente en la investigación de enfermedades relacionadas con las células, así como en la caracterización de moléculas biológicas. El futuro de la AFM es emocionante, y se espera que esta técnica siga evolucionando y mejorando para cumplir con los requisitos de las investigaciones futuras en nanobiología.